:: República Argentina :: Sede Centro | Sede NOA | Sede NEA | Sede Cuyo | Sede Patagonia Norte ::

 


 

 

18.4.2016
NOTICIAS DE LA ENERC
fernando birri despide a julio garcía espinosa

*Pa’lante, Julio!*

Los dos cineastas fueron protagonistas fundamentales, junto al escritor Gabriel García Márquez, de la fundación en 1986 de la Escuela Internacional de Cine y TV de San Antonio de los Baños (EICTV), Cuba.

*Pa’lante, Julio!*

Aunque llorar –dicen- no es de hombres, yo lloraré y pido a ustedes
hombres y mujeres de la América Latina que lloren por la muerte de
quien fue un mito principal, de uno de quienes les dieron vida a esa América y su cine.

El, Julio García Espinosa, quien sacrificó su vida y su arte personal
para infundir la esperanza en el de las nuevas generaciones del  
futuro.

Obligado a ser burócrata por una Revolución que así a veces se
contradecía a sí misma, fue un artista liberado y un forjador
liberatorio de artistas a nivel no sólo cubano y caribeño, sino latinoamericano (y africano y asiático  e internacionalista).

Sustituyó el creador solitario que duerme -y sueña- en cada uno de
Nosotros por el creador colectivo; también, el cine de autor por el
cine de un proyecto común (comunitario, comunista y feliz-mente
compartido); también, el  cine “perfecto” de la distopía
hollywoodiana por el cine “imperfecto”
de nuestra cotidiana utopía latinoamericana.

La originalidad, transgresión e irreverencia de sus ideas (de su
ideología, de sus films: “El Mégano”, ”Las aventuras de Juan
Qinquìn”, ”Son ono  son”, de su Presidencia del ICAIC, de  su Dirección de la EICTV) que compartimos con él y Gabomago y la horda primitiva de compañeros y compañeras del Nuevo Cine Latinoamericano, señalan la  brújula imantada de un movimiento audiovisual de la imagen en movimiento deconstruida y reconstruida, una de las más determinante entre los movimientos de vanguardia cultural a mitades del siglo XX (mayo del 68, revolución sexual del orgón, llegada del astronauta a la luna…). Todo lo que
entonces era sólo sueño, proyecto, utopía y hoy realidad (que ha perdido y pierde sus huellas más de una vez por los muchos caminos de los jardines que la imaginación bifurca).

Concretó su obra.

Anti dogmático, jodón, gozador ,siempre sonriente, el mejor responso
luctuoso en su memoria es cantar fuerte aquel slogan popular que
tanto le hacía sonreir y reir: “A cantar y  bailar juntos con la Sinfónica Nacional”.

Julio, hermano:

Ahora, sonríe en paz.

FERNANDO BIRRI

Roma 13 de abril 2016